Predicar expositivamente el Nuevo Testamento se ha convertido en un reto y una necesidad para mí. En estos tiempos peligrosos en los que la cultura, la política y la academia están poniendo en tela de juicio la relevancia de la fe cristiana y la inspiración de las Escrituras, predicar “todo el consejo de Dios” se ha convertido no sólo en una tarea titánica, sino urgente (Hch. 20:27-28).

Me uno a la larga tradición de predicadores que han entendido la necesidad de anunciar la Palabra de Dios con autoridad en un mundo sin esperanza y sin Dios. En esta serie de estudios expositivos descubrirás mis hallazgos al estudiar cada libro de la Biblia, versículo a versículo.