Jesed | Poema

Hoy, esta noche, me reúno a solas
con todo lo que he perdido
y con el futuro también.

Aquí algo crece y se pierde a cada instante
algo intenta durar mientras observo
las diminutas luces de la ciudad.

Porque se ha cerrado la noche
y he dejado mi promesa abierta
la dura confesión no escrita de ti.

Miro a mi alrededor: obscuridad y destierro
aquí desembarcaron
una incertidumbre que devora
los confines del aire.

¿Para qué estoy aquí, expiando
el crimen en este frío calabozo,
ciega irrisión y afrenta del paraíso?

Mientras pasa la hora junto a mí
luz y noche se confunden
abres el cerrojo dulcemente
como llama calcina a mitad
de este desierto encendido.

Te vuelves sobre el dolorido
y silencioso estruendo del olvido
a la amada figura de Jesed:
ese perdón no dicho que das a luz
en la triste noche de la misericordia.

Este poema hace parte de una colección de obras inéditas del autor y están registradas en la propiedad de derechos de autor según la ley vigente. Todos los derechos reservados.