El don concedido | Poema

Tienes el poder de atar
al mundo en tu mano

y prefieres ignorar
el don que se te ha concedido

por eso tomas mi frágil
imagen de polvo
y te hinchas el vientre
esperando el invierno

y así te la pasas
cantando como si no pasara nada
acumulando trozos de mí
esparcidos en el suelo.

Este poema hace parte de una colección de obras inéditas del autor y están registradas en la propiedad de derechos de autor según la ley vigente. Todos los derechos reservados.