¿Se puede vivir de escribir? Una tertulia con autoras independientes | Podcast

Ponte los audífonos, estás a punto de escuchar un nuevo episodio de Libreta Negra Podcast.

La industria editorial está cambiando, y esto quiere decir que los libreros, editores y autores están cambiando.

Y es que hace poco leí un artículo que mostraba el tremendo cambio al que ha tenido que enfrentarse el sector por la llegada de la tecnología y el cambio en la forma en la que se venden y distribuyen libros.

Por ejemplo, en los años 60 y 70, la industria editorial atravesó por una “época dorada”, pero en la actualidad el sector enfrenta una de las peores caídas en décadas; una crisis sin precedentes que tiene que ver con la disminución sostenida de la producción y la venta de libros.

>>Lee también: Publicar tu libro como independiente o publicar en una editorial

El artículo que leí explica que mientras en 1960 la producción anual de libros en Argentina era de casi 35 millones (con una tirada promedio de 8.500 ejemplares), en 2020 la producción de libros fue de 8 millones, según la Cámara Argentina del Libro. Y esta misma cifra puede replicarse para Colombia o México.

En un artículo de la revista Semana titulado “¿Por qué en Colombia los escritores (casi) no venden?“, el escritor colombiano Silva Romero confesó que su más reciente novela ha vendido unos 15.000 ejemplares, una cantidad que parece pequeña pero que para distintos editores es “un éxito rotundo”. De hecho, se dice que si un libro logra vender 5.000 copias en Colombia ya es un best seller.

Visto con detalle, la situación por la que atraviesa el sector es alarmante, porque se dice que, en la actualidad, una tirada promedio de un libro oscina entre los 2.000 y 3.000 ejemplares. Es más, el editor Daniel Divinsky le dijo al diario Clarín que hay novelas de las que se imprimen tan solo 800 ejemplares, o menos. Solo por poner un ejemplo, la novela Tres ataúdes blancos, la única obra colombiana en ganar el prestigioso premio Herralde de Anagrama, vendió 4.000 ejemplares.

Pero no sólo la cantidad de libros que logra imprimir un escritor es preocupante, sino las cifras que ganan por cada uno. Hace poco escuché a un editor del grupo Planeta decir que si un autor logra llegar a publicar con una editorial (que es el 10% de todos los escritores que contactan con la empresa) su contrato consiste en lo siguiente: una tirada de unos 2.000 ejemplares y unas regalías por libro del 10% del valor comercial: sí, tan solo el diez por ciento.

>>Te puede interesar: “El proceso de ser escritor requiere tiempo e introspección”: Harold Cortés

Así las cosas, si un autor logra llegar a ser publicado, que ya de por sí es todo un desafío, podría tener la posibilidad de vender, como mucho, 2.000 ejemplares y recibir un 10% del valor de cada uno, que en promedio serían unos 2 euros por libro, para unas ganancias 4.000 euros por novela en total.

¿Qué ha pasado con el sector editorial en estos últimos años? Es un hecho que en la década de los 70 ser escritor era una profesión accesible y que generaba una mayor estabilidad económica, pero en la actualidad la cosa ha cambiado; hay más competencia, más cantidad de títulos disponibles, pero se imprimen menos ejemplares: ¡duro panorama enfrentan los escritores contemporáneos para dedicarse únicamente al oficio de escribir!

De allí que muchos autores, aprovechando las nuevas plataformas de publicación en físico y digital, hayan incursionado en un tipo de promoción literaria independiente, que no depende de los polémicos contratos con editoriales, sino de la pericia y capacidad personal para autogestionar la propia obra.

Trini Vergara, una reconocida editora, le dijo al diario Clarín que, en la actualidad, es más fácil y más rentable para las editoriales y autores “producir e-books sin mayor inversión y llegar a lectores de todo el mundo, incluso en otro idioma si se tienen los derechos; hacer marketing digital eficaz, económica e igualitariamente -aquí ser grande o chico puede ser indiferente-; y en la era del trabajo remoto y del zoom, los editores podemos ahorrar importantes costos fijos y viajes internacionales”.

Y sí que en este escenario los escritores emergentes tienen un gran reto por delante para vivir de su pasión, pero también una gran oportunidad para empezar su carrera como autores independientes, aunque eso demande mayor esfuerzo y dedicación.

En este nuevo escenario en el que “cualquiera” puede poner un libro en una plataforma digital para ventas bajo demanda, es más sencillo publicar, pero no tan fácil vivir de esta pasión. Se requiere, además de talento, una capacidad de autogestión y conocimientos de marketing personal para alcanzar la meta.

Para hablar de todo esto y más tengo a dos invitadas especiales, que han hecho de la publicación independiente una forma para poder vivir de la escritura. Se tratan de Alexandra Castrillón, autora de tres novelas publicadas en Amazon y finalista del premio Isabell Allende al libro de ficción más inspirador y Susana Illera, cuentista y autora de libros infantiles, entre ellos Encanto: el don de una familia, con la empresa Disney y el grupo editorial Penguin Random House.

En este episodio de Libreta Negra Podcast discuto con las dos autoras colombianas sobre qué tan fácil es vivir de la escritura, cómo construir una marca personal de autor y cómo tener un equilibrio entre la escritura creativa y el marketing personal.

Este es un episodio de Libreta Negra Podcast, en el que hablo de periodismo y literatura. Escucha este programa en Anchor, Spotify, Apple Podcast.