Siete características de una historia con enfoque transmedia

La comunicación consiste en “un proceso simbólico que produce y reproduce patrones socioculturales compartidos”.[1] La realidad “se reproduce, se mantiene, se repara y se transforma mediante el proceso comunicativo”.[2]

La comunicación hace posible que identidades culturales heterogéneas puedan articularse en un mismo proyecto, en un mismo hábitat. Es por lo que hoy la información y el conocimiento son considerados bienes necesarios para promover las formas contemporáneas de ciudadanía.[3]

Pero al pensar en comunicación transmedia, debemos entender la transmedialidad como una categoría fundamental en las exploraciones contemporáneas en el campo de la comunicación, tanto en los ámbitos de producción de producción de ficción como de no ficción. Como afirma Diego Montoya y Mauricio Vásquez en el libro Comunicación transmedia:

“El interés sobre esta perspectiva reside, entre otras cosas, en su potencia integradora, que ayuda a superar las falsas separaciones entre comunicación cara a cara y comunicación masiva y digital. De manera que el concepto de transmedialidad da cuenta de la manera compleja como se entrecruzan formas expresivas, rituales de producción, recepción y participación, y tecnologías de todo tipo en función de la creación de experiencias de sentido, enriquecidas por la multimodalidad y por el deslinde entre la creación y la recepción”.[4]

>>Lee también: Narrativas transmedia: ¿cómo construir historias multiplataforma? | Podcast

De esta manera, las narrativas transmedia también están presentes en la contemporaneidad, mediada por las tecnologías de la información y la comunicación, que ofrecen continuamente posibilidades para que las personas se comuniquen.

¿Qué son las narrativas transmedia? El concepto fue introducido por primera vez en el 2003 por Henry Jenkins, en un artículo publicado en Technology Review. En él, el autor propone que las narrativas transmedia son “un tipo de relato donde la historia se despliega a través de múltiples medios y plataformas de comunicación, y en el cual una parte de los consumidores asume un rol activo en ese proceso de expansión”.[5]

Así mismo, en palabras de Jenkins en su libro Convergence Culture, las narrativas transmedia tienen como principio que “cualquier producto dado es un punto de acceso a la franquicia como un todo. […] Su recorrido por diferentes medios sostiene una profundidad de experiencia que estimula el consumo del usuario”.[6]

Montoya y Vásquez añaden una definición más sobre el concepto: “Las configuraciones sobre narrativas transmedia asumen características diferentes, pero básicamente son una estrategia de comunicación en la que la historia se halla dividida en partes, y cada una es transportada por un medio de una comunicación que puede expresarlas mejor, sin repetirlas. Así, hay proyectos de narrativa transmedia que parten de una historia completamente nueva o que adaptan una ya conocida”.[7]

Esta definición no sería satisfactoria si no se analizan los diversos principios que configuran las narrativas transmedia. Al pensar en la pregunta: ¿qué es y qué no es una narrativa transmedia?, surge la necesidad de hacer una serie de anotaciones respecto a los elementos que caracterizan este tipo de comunicación.

>>Conoce mi libro: Narrativas transmedia a partir de libros de ficción y no ficción

Algunas de las características más relevantes para considerar que un proyecto es susceptible de convertirse en una propuesta de comunicación a partir de narrativas transmedia, son las que propone el libro Storytelling Across Worlds, en el que se explica que: “Para que una propiedad sea transmedia, también tiene que ser algo más que adaptar la misma historia a diferentes medios. Cada expresión tiene que contar una pieza completa de una historia más grande”.[8]

Según los autores, esta decisión no es arbitraria, sino que se determina mediante las fortalezas de cada medio en particular. El objetivo de los productores transmedia, en palabras de los autores norteamericanos, es el de: “crear múltiples expresiones de la historia en varias plataformas que, cuando se toman como un todo, crean una experiencia más profunda, más rica e inmersiva para el público”.[9]

Las siguientes características son desarrolladas por Scolari en el libro Narrativas Transmedia, citando el artículo The revenge of the Origami Unicorn, publicado en el blog de Henry Jenkins.[10]

Expansión – profundidad

Al hablar de expansión se hace referencia al despliegue de una narrativa mediante prácticas virales en redes sociales, aumentando así el capital simbólico y económico del relato.

La profundidad se refiere a la tarea de penetración de la experiencia transmedia en dichas audiencias, que el productor usa para encontrar el nicho más significativo de seguidores de su obra, quienes interactuarán con ella y la difundirán por otros canales.

Continuidad – multiplicidad

Los mundos narrativos transmedia necesitan tener una continuidad en cada uno los diferentes lenguajes, medios y plataformas en que se expresan. Así, las características del universo narrativo deben conservarse en todas las plataformas desplegadas.

La multiplicidad plantea la creación de narrativas en las que cada historia funcione en consonancia con otras, sin necesidad de opacarlas o absorberlas, sino complementándolas.

Inmersión – extraibilidad

Quizá una de las cualidades más importantes de las narrativas transmedia: la inmersión. En los proyectos de narrativa transmedia, cada medio o plataforma ofrece un tipo de experiencia de inmersión. Los libros fueron el primer ejemplo de inmersión narrativa de forma individual, y el cine la de inmersión en masa. Aunque los videojuegos son las plataformas de la inmersión por excelencia, en un sentido general, cada medio debe permitirle al usuario ingresar al ecosistema narrativo para poder interactuar con él.

La extraibilidad, en sentido contrario, es la capacidad que tiene el usuario de tomar elementos del universo creado para reproducirlo, transformarlo, adaptarlo o compartirlo con la comunidad.

Construcción de mundos

Las narrativas transmedia deben estar fundamentadas sobre historias coherentes y verosímiles, en las que se puedan observar hilos conductores que conduzca al usuario a través de cada parte de la historia. Construir mundos requiere pensar en los personajes y sus conflictos (mythos), el contexto y periodo histórico (topos) y los aspectos inmateriales como la moral y la ética (ethos).

Serialidad

Las narrativas transmedia, para Jenkins, “retoman la tradición serial de la industria cultural del siglo XIX para ofrecer una versión hiperbólica de la misma”.[11] De esta manera, en los proyectos multiplataforma las piezas y fragmentos no se organizan en una secuencia lineal, sino en una amplia trama que abarca múltiples medios en una suerte de red hipertextual.

Subjetividad

La expansión de los universos narrativos y las múltiples plataformas utilizadas que dan origen a otras experiencias de inmersión facilitan el cruce de muchas miradas, perspectivas y voces. No solo de los elementos que pertenecen al ecosistema narrativo, sino también a los que los usuarios terminan por definir, construir y adaptar en otras propuestas de creación e interactividad.

Realización

Esta característica pone en primer lugar el rol de los usuarios dentro de un proyecto transmedia. La realización es la capacidad que tienen las personas de convertirse en prosumidores, para extenderlas a otras formas de significación con las que se traspasen las fronteras del mundo narrativo.

En suma, la cultura contemporánea, a través de la red global de comunicación en línea, tiene a su favor el poder de conectar a miles de personas al mismo tiempo y de “añadir medios de comunicación, impulsando la integración entre ellos y la expansión potencial comunicacional”.[12]

Desde una perspectiva global: “las narrativas transmedia son la historia misma de la tecnología, incluso de internet, y demuestra que sirve para fines distintos a los que le dieron origen y también al fin más interactivo de todos: que los usuarios se puedan convertir en productores de contenidos y tecnologías mientras las usan”.[13]

narrativas transmedia harold cortés
Conoce más sobre narrativas transmedia en mi libro “Narrativas transmedia a partir de libros de ficción y no ficción” aquí.

Este artículo fue tomado del libro Narrativas Transmedia a partir de libros de ficción y no ficción. Todos los derechos reservados según la ley de derechos de autor vigente.

Una respuesta para “Siete características de una historia con enfoque transmedia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .