Hotel Meridiano | Poema

Postigos en el centro de la ciudad,
en las sombras una calle solitaria,
humo de alcantarillas y cigarrillos
una tarde de invierno.

Mis manos intentan el beso,
persiguen tu forma.
Ese laberinto de miradas a ninguna parte,
azar de versos, espejos rotos.

Tus pupilas desvisten
los senos o los labios
mas acá de un sol rotundo
en un hotel meridiano.

Te pregunto dónde están los orgasmos
las palabras húmedas de los dedos
el bullicio obsceno de las calles.
Y respondes: «Aquí, en ninguna parte».

Este poema hace parte de una colección de obras inéditas del autor y están registradas en la propiedad de derechos de autor según la ley vigente. Todos los derechos reservados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .