En el silencio de este cuerpo | Poema

La fatigada razón se asoma
y contempla, indeleble, el desastre:

Entró la noche en el silencio
de este cuerpo hueco
y creció como espinos la culpa,
la inquietante noticia de la muerte.

Contra el avance de la ruina,
contra el avance irreparable
de lo que tuvo principio y nombre amargo;
en el silencio de este cuerpo: el Verbo.

Sus pasos en las orillas del cielo;
la silueta del primer hombre sin pecado,
los huesos secos descansan en sus manos abiertas.

La fatigada razón se esconde.
Entra la luz en la noche,
crece sin reparo la gracia.

En el tiempo el alma se sostiene,
en el silencio de este cuerpo
que contempla,
indeleble, la luz admirable.

2 comentarios en “En el silencio de este cuerpo | Poema

  1. Rafael Correa Vargas dice:

    Hermano Harol, muchas gracias.

    Exultantes son estos versos, nos conducen al olvido de la “razón fatigada” y nos vuelcan al camino de la gracia: El Verbo.

    Dios te bendiga en Jesucristo junto a tu esposa.

    Le gusta a 1 persona

Responder a Rafael Correa Vargas Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .