Desánimo | Poema

Allí va el desánimo:
La certeza, como cadera doliente, sede;
Ese toque vacío en el vientre
O estremecimiento como mar
que agita un barco.

Allí va, dirige al cuerpo
en una misma sombra;
Un pinchazo en la sangre
que adormece el tiempo en segundos
o hierro que no conoce el fuego.

Una contracción reprimida
Tras los ojos vacila; el lloro
rehúsa morir en la mejilla baja.

Allí está el desánimo.
Dientes que aman la carne y los labios;
Un rumor de cielo gris que no comprende
la intención de esta sombra postrera.

*Es *Este poema hace parte del poemario Tierra de nadie y está registrado en la propiedad de derechos de autor según la ley vigente. Todos los derechos reservados.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.